The Episcopal Church Welcomes You
» Site Map   » Questions    
ens_archiveHdr

EN ESPAÑOL EN FRANÇAIS AUDIO / VIDEO IMAGE GALLERIES BULLETIN INSERTS
« Return
Obispo Presidente: Histórico adelanto para beneficiar a todos los niños del mundo

Traducido por  Thomas Mansella
11/17/2005
[Episcopal News Service] 

Jueves, 17 de noviembre de 2005

Para destacar la importancia de la promulgación de la nueva ley "Asístanse for Orphans and other Vulnerable Children Act of 2005", el Obispo Presidente, Rvmo. Frank Griswold hizo declaraciones durante una conferencia de prensa realizada en el Capitolio, Washington, DC. Esta ley --que durante los últimos dos años fue propulsada por la Iglesia Episcopal, organizaciones de la salud, grupos de estudiantes y otros organismos religiosos -- fue aprobada unánimemente en octubre por ambas cámaras del Congreso y promulgada con la firma del Presidente Bush el 1 de noviembre. A continuación se presenta el texto completo de las declaraciones.

Me enorgullece estar hoy junto con los patrocinadores de la nueva ley "Assistance for Orphans and Vulnerable Children in Developing Countries Act of 2005". La promulgación de esta histórica ley es un importantísimo adelanto para cumplir el compromiso que tiene nuestra nación para combatir la pandemia VIH/SIDA en todo el mundo y construir un futuro mejor para todos los niños de Dios. Ahora le cabe al Congreso y al Presidente hacer que este compromiso tenga asignados plenamente los fondos indispensables y cuente con las estrategias necesarias para cumplir con las Metas del Desarrollo sobre el SIDA, la educación y la supervivencia de los niños.

Actualmente hay 14 millones de niños africanos que han perdido a su padre o madre, o ambos, por causa del SIDA. Esta cantidad podría aumentar a 25 millones para el año 2010. La Iglesia Episcopal siente un profundo afecto por los más de 35 millones de anglicanos que viven en el África subsahariana. Todavía me acuerdo de haber visitado a un obispo en Uganda en cuyo hogar vivían 60 huérfanos. Estos niños representan el rostro de una pandemia que está destruyendo toda una generación, desestabilizando a las naciones y exacerbando la grave crisis mundial de la pobreza.

Esta nueva ley que hoy celebramos es un importante primer paso en dar a nuestra nación un marco integral y centrado en el niño para responder a esta dimensión de la crisis mundial del VIH/SIDA. Estoy profundamente agradecido al grupo bipartidista de legisladores de ambas cámaras que trabajaron incesantemente para asegurar la sanción de esta ley y, en especial, a los Representantes Henry Hide (R-IL) y Barbara Lee (D-CA) y a la Senadora Barbara Boxer (D-CA). También felicito al Presidente Bush por haber firmado la ley y expreso mi sincero agradecimiento a los grupos que forman la coalición "Global Action for Children". Sin el afanoso trabajo de todos estos individuos y grupos, hoy no podríamos haber tenido esta celebración.

Sin embargo, esta ley es un primer paso. El Congreso ahora deberá asignar los fondos necesarios para financiarla adecuadamente y el gobierno de los Estados Unidos debe adoptar estrategias específicas para implementar esta ley. La Iglesia Episcopal se ha unido a más de una docena de organizaciones que apoyan una serie de recomendaciones específicas que creemos servirán para optimizar la capacidad que tiene nuestra nación para mitigar la crisis que están pasando los países en vías de desarrollo.

En un mundo dividido por la pobreza, las enfermedades, los conflictos y la inestabilidad los líderes de nuestra nación han dado un importante paso hacia la plena consecución de esta nueva ley. Ruego que nuestra nación, que ha sido dotada por Dios con recursos tan extraordinarios pueda continuar en estas sendas de reconciliación y restauración, continuamente aspirando a ser aquello que las Escrituras llaman "reparador de brechas y restaurador de calzadas para habitar".

Muy Reverendísimo Obispo Frank T. Griswold
Obispo Presidente y Primado de la Iglesia Episcopal