The Episcopal Church Welcomes You
» Site Map   » Questions    
ens_archiveHdr

EN ESPAÑOL EN FRANÇAIS AUDIO / VIDEO IMAGE GALLERIES BULLETIN INSERTS
« Return
Rodeada de oraciones, Katharine Jefferts Schori fue investida como la 26a Obispa Presidenta
Durante su homilía, la nueva Primada insta a la Iglesia a ser audaz en su esperanza

Por Mary Frances Schjonberg
11/4/2006
[Episcopal News Service]  Las puertas del oeste de la Catedral de San Pedro y San Pablo se abrieron poco después de las 11 a.m. del 4 de noviembre y la Obispa Katherina Jefferts Schori ingresó para comenzar plenamente su ministerio de 26a Obispa Presidenta de la Iglesia Episcopal y exhortó a todos los miembros de la Iglesia a dedicarse al servicio al prójimo y a la "shalom".

Después que el Obispo de Washington John Chane y Samuel Lloyd, Deán de la Catedral abrieron las puertas en respuesta a los tres golpes, Jill Beesley, la expresidenta del Comité Permanente de la Diócesis de Nevada y su sucesor, el Rev. James Kelly, presentaron a Jefferts Schori como "obispa, pastora principal y hermana en Cristo" de su antigua diócesis y la encomendaron para cumplir su nueva responsabilidad de Obispa Presidenta.

"Katharine, Obispa en la Iglesia de Dios, con gran alegría hemos esperado que llegues. Te saludamos en el Nombre de Cristo", dijo el 25o Obispo Presidente Frank Griswold.

"Espero servir entre ustedes en el nombre de Cristo y en el gozo del Espíritu", respondió ella.

Griswold y Bonnie Anderson, Presidenta de la Cámara de Diputados reiteraron las circunstancias que rodearon la elección de Jefferts Schori el 18 de junio durante la 75a Convención General y Jefferts Schori se comprometió a "ser una pastora fiel" con la ayuda de Dios.

Las casi 3.200 personas presentes también se comprometieron a apoyarla en su ministerio. Luego el Obispo Chane le dio la bienvenida a la Catedral y el Deán Lloyd le invitó a celebrar la Eucaristía.

"Hermanos y hermanos, ahora que nos disponemos a comenzar esta nueva etapa en el ministerio, que esta celebración nos haga recordar la unidad que nos ha sido dada en el Bautismo y se nutre en la Eucaristía. Regocijémonos en los muchos dones que enriquecen la vida de nuestra Iglesia y fortalezcámonos para proclamar las Buenas Nuevas de Cristo en el mundo", dijo Jefferts Schori.

La comitiva le acompañó por el pasillo central de la nave hasta el crucero de la Catedral. La congregación cantó el himno "Santo, santo, santo" y le aplaudió calurosamente.

Como Obispa Presidenta, Jefferts Schori, de 52 años de edad, será la pastora principal de la Iglesia Episcopal en los Estados Unidos, una Iglesia que incluye más de 2,4 millones de miembros en 7.000 congregaciones en 16 naciones agrupadas en 110 diócesis y una convocación de iglesias en Europa. (Puede obtenerse más información (en inglés) sobre los 25 Obispos Presidentes anteriores en http://www.episcopalchurch.org/78716_ENG_HTM.htm?menupage=29883)

Además, participará en la Reunión de los Primados que es un grupo de los pastores principales -- primados o arzobispos -- que sobreveen cada una de las 38 provincias miembro de la Comunión Anglicana.

Jefferts Schori es la primera mujer en los cinco siglos de historia anglicana que ocupará este cargo. (La presencia anglicana en América del Norte se remonta al 26 de abril de 1607 durante la fundación de la colonia de Jamestown en Virginia.) Ella fue Obispa de Nevada desde 2001 hasta el 25 de octubre de 2006. Jefferts Schori fue profesora universitaria, es una oceanógrafa y aviadora. Ella está casada con Richard Miles Schori, un matemático teórico jubilado y tienen una hija, Katharine Johanna Harris, 25, aviadora y teniente primero de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Durante su homilía, Jefferts Schori convocó a la Iglesia a la tarea de edificar la "shalom".

Shalom "no significa la clase de paz que existe en un lugar cuando ya no hay guerras.
Es la rica y multicolor visión de un mundo donde nadie tiene hambre porque todos han sido invitados a sentarse a la mesa; es la visión de un mundo donde nadie está enfermo o prisionero porque todas las enfermedades han sido curadas; es la visión de un mundo donde cada ser humano ha tenido la capacidad de usar todos los buenos dones que Dios le ha dado, donde nadie disfruta de la abundancia aprovechándose de otros, donde todos disfrutan del reposo delante de la lúcida presencia de Dios. "Shalom" quiere decir que todos los seres humanos viven juntos como hermanos, en paz los unos con los otros y con Dios, y en buenas relaciones con el resto de la creación."

Ella dijo que la "shalom" se crea cuando todas las personas han encontrado su hogar unos con otros y con Dios. Haciendo eco a las palabras de San Agustín, quien dijo que "nuestros corazones están inquietos hasta que encuentran su reposo en ti", y las palabras del poema de Robert Frost "Death of a Hired Man", que exponen la noción de un hogar que siempre puede aceptar y perdonar, Jefferts Schori dijo: "Todos anhelamos una comunidad que nos acoja con todos nuestros defectos, debilidades y malicias y que, a pesar de todo ¡se alegra cuando nos ven llegar!"

Y agregó que "este concepto de salir y regresar al hogar que destaca nuestros más profundos deseos espirituales también incluye la tarea que se nos asignó en el bautismo: regresa al hogar y, mientras te encuentras allí, comienza a construir un hogar para todos los demás. Porque ninguno de nosotros puede descansar en Dios hasta que, tal como el hijo prodigo, todos nuestros hermanos y hermanas también hayan sido recibidos de regreso al hogar.

El hogar que ansiamos finalmente se encuentra en una relación con el Creador, el Redentor y el Espíritu."

Jefferts Schori exhortó a la Iglesia a materializar "la visión de la ‘shalom’ representada por las Metas del Desarrollo del Milenio. Es posible lograr esta visión de una vida abundante durante nuestra vida, pero sólo con el vehemente compromiso de cada uno de nosotros. Dios desea esta clase de bienvenida al hogar para toda la humanidad", finalizó en medio de aplausos.

La lectura del Evangelio correspondió a Lucas 4:14-21 y es uno de sus pasajes favoritos, y donde se relata la historia de Jesús leyendo Isaías 61 en la sinagoga que proclama la misión profética de "proclamar buenas nuevas a los oprimidos, animar a los desesperados, proclamar libertad a los cautivos y libertad a los prisioneros, y anunciar el año agradable del Señor". La lectura nos dice que Jesús anunció a quienes le estaban escuchando que "hoy esta escritura se ha cumplido en vuestros oídos".

Jefferts Schori dijo que esta escritura también puede cumplirse en nuestros oídos "haciendo las paces con quien desdeña nuestra posición teológica, porque la suya también tiene mérito, pues es el fruto de la fidelidad. En el valor para desafiar a que nuestros legisladores hagan de la pobreza algo del pasado, para financiar la obra en contra del SIDA en África, para distribuir mosquiteros contra el paludismo y construir escuelas primarias donde todos los niños son bienvenidos. En la disposición a escudriñar nuestros corazones y enfrentar las sombras que opacan la visión que Dios ha implantado en ellos. Esta escritura se cumple cada vez que superamos nuestros intereses mezquinos para traer otra persona al hogar. Esta escritura se cumple en todas formas, grandes y pequeñas en los actos de naciones e individuos cuando se busca el bien de ese prójimo en quien nuestro propio bienestar y nuestra propia bienvenida al hogar se encuentran íntimamente ligada."

Por otra parte, ella exhortó a la Iglesia a tener una "profunda e inmutable esperanza" con la "audacia de unirnos a Jesús y decir que ‘hoy esta escritura se ha cumplido en vuestros oídos’", y a unirse con "a las bulliciosas multitudes de la creación, las criaturas del mar y todas las características geológicas que saltan de gozo ante la visión de una creación que ha sido restaurada a tener buenas relaciones, a una creación que, por fin, ha regresado a su hogar".

Al finalizar su sermón, Jefferts Schori dijo: "shalom, chaverim, shalom, amigos, shalom". Y la congregación respondió diciendo "shalom".

El texto complete de la homilía se encuentra en http://www.episcopalchurch.org/3577_79215_ENG_HTM.htm.

La celebración en la Catedral comenzó antes que Jefferts Schori llegara a la nave. Hubo un preludio de nueve obras musicales en el carillón de la Catedral, siete obras de música instrumental y órgano y, además, el grupo musical SOL y el "Gospel Choir" de la Iglesia Africana Episcopal de Santo Tomás, Filadelfia cantaron seis canciones.

Recordando el ministerio de Jefferts Schori como Obispa de Nevada, los hermanos Blindman, dos indios Oglala Lakota-Paiute de Wadsworth, Nevada, convocaron a la asamblea con tambores y cánticos. Ellos fueron seguidos de "smudgers" (sahumadores), una tradición de los indios para promover el bienestar y la unidad con ofrendas de hierba dulce, salvia y cedro para preparar a la catedral para la adoración.

A medida que los miembros de la Cámara de Obispos, invitados ecuménicos e interreligiosos, los líderes de la catedral y otros ministros litúrgicos hacían una procesión desde las puertas de la catedral, el Coro cantó el "Himno a la madre de Dios", un texto de la liturgia de San Basilio musicalizado por John Tavener.

Desde el coro, los percusionistas y la Compañía de Danza Litúrgica Omega de la Catedral de San Juan el Teólogo en Nueva York, avanzaron delante de Griswold, Anderson, Chane, Lloyd y el resto de la Comisión de Bienvenida incluyendo entre ellos al Canónigo del Obispo Presidente y Primado Carlson Gerdau, el 24o Obispo Presidente Lee Browning hacia las puertas de la Catedral donde Jefferts Schori se encontraba esperando.

Después de ser recibida y al avanzar en dirección al crucero de la Catedral, la asamblea cantó el himno "Christ is made the sure foundation" y luego la Obispa recibió los símbolos de su ministerio.

Bonnie Anderson dijo que los presentes "eran un símbolo del ministerio que tú compartes con todos los bautizados y de la responsabilidad que se te ha encargado como Obispa Presidenta, Primada y Pastora Principal de esta familia dentro de la Comunión Anglicana".

Otras personas que habían estado relacionadas con el ministerio de Jefferts Schori le entregaron el Evangelio, agua como símbolo del bautismo y pan y vino simbolizando la vida eucarística de la Iglesia. El aceite, símbolo de sanidad y reconciliación fue presentada por Azizah Y. al-Hibri, profesora de leyes de la Universidad de Richmond, Njongonkulu W. H. Ndungane, Arzobispo de Ciudad del Cabo y Primado de la Iglesia de la Provincia de África del Sur y por Myra Soifer, Rabina del Templo Sinaí, Reno, Nevada.

Por ultimo, Griswold, cuyo mandato de 9 años concluyó el 31 de octubre, le presentó el báculo que simboliza su autoridad como Obispa Presidenta. Y le dijo: "Que Cristo el buen pastor te sostenga" en el ministerio que cumples en su nombre.

Finalmente ella dijo: "Hermanas y hermanos, que Dios renueve en nosotros la gracia de seguir donde el Espíritu nos dirige, extendiendo nuestras manos en amor y en reconciliación del mundo a Cristo".

En respuesta a la invitación de Griswold, la asamblea aplaudió acaloradamente durante casi dos minutos. Jefferts Schori también fue aplaudida mientras avanzaba por el pasillo central de la nave hacia el crucero de la Catedral. Los aplausos fueron aún más fuertes después del último himno "Lord, you give the great commission".

Después de la Liturgia de la Palabra, Jefferts Schori dirigió a la asamblea en la renovación de sus votos bautismales y luego, las intercesiones fueron dirigidas en criollo haitiano, mandarín, yoruba e inglés. Mientras se cantaba "Marcharemos a la luz de Dios" en zulú, inglés y español, Jefferts Schori, 17 obispos y 10 diáconos se dirigieron al pueblo para rociarlos con agua y recordarles su bautismo.

Jefferts Schori presidio la Eucaristía. Se distribuyó la comunión en nueve estaciones en la nave de la Catedral y en tres en los balcones. Para ello participaron 30 clérigos y 50 calicistas.

El Obispo Browning, de 78 años de edad, dirigió la oración de poscomunión y la Obispa Presidenta bendijo al pueblo en español.

Después de la celebración, Jefferts Schori recibió saludos y felicitaciones durante más de 90 minutos. Mientras tanto, se sirvieron refrescos en tres sitios en el predio de la Catedral.

Las vestimentas de Jefferts Schori fueron diseñadas y confeccionadas por Victor Challenor y el Rev. Paul Woodrum, del Challwood Studio, en Brooklyn, Nueva York. El diseño buscaba representar la aurora sobre la tierra y estaba realizado en tonos azules, verdes, anaranjados y dorados.

La última página del folleto incluía palabras de Dom Hélder Câmara, el finado arzobispo de la diócesis católico-romana de Olinda y Recife, Brasil. "Un obispo pertenece a todos. Nadie debe escandalizarse si yo frecuento a quienes con considerados como indignos o pecadores. ¿Quién no es un picador? Nadie se alarme si me ven con gente comprometida o peligrosa, de la derecha o de la izquierda. Nadie puede atarme a un grupo. Mi puerta y mi corazón deben estar abiertos a todos, absolutamente todos."

El folleto completo de la celebración (en inglés) se puede descargar en http://www.episcopalchurch.org/3577_79146_ENG_HTM.htm. Jefferts Schori asumirá oficialmente su cátedra de Obispa Presidenta en la Catedral el 5 de noviembre, Fiesta de todos los Santos durante una Eucaristía que comenzará a las 11 a.m. hora del este. La celebración será transmitida por la Catedral en Internet (Webcast) en http://www.cathedral.org/cathedral. El folleto completo de la celebración (en inglés) se puede descargar en http://www.cathedral.org/cathedral/pdfs/PBInstallation061105.pdf.