The Episcopal Church Welcomes You
» Site Map   » Questions    
ens_archiveHdr

EN ESPAÑOL EN FRANÇAIS AUDIO / VIDEO IMAGE GALLERIES BULLETIN INSERTS
« Return
Obispa Presidenta asume su cátedra en la catedral en Washington
Jefferts Schori exhorta a los fieles a brillar y transformar el mundo

Por Mary Frances Schjonberg
11/5/2006

Washington National Cathedral
John Chane, Obispo de Washington y la Obispa Presidenta Katharine Jefferts Schori en la procesión de la Fiesta de todos los Santos.   (Washington National Cathedral)

 
Washington National Cathedral
John Chane, Obispo de Washington invita a la Obispa Presidenta Katharine Jefferts Schori a sentarse en su cátedra   (Washington National Cathedral)

 
Washington National Cathedral photo
Miles de personas se reunieron el 5 de noviembre en la Catedral de San Pedro y San Pablo para la ceremonia formal de recepción de la 26a Obispa Presidenta durante la Fiesta de todos los Santos.    (Washington National Cathedral photo)

 
[Episcopal News Service]  Un día después de haber recibido la investidura de 26a Obispa Presidenta de la Iglesia Episcopal, S. E. Reverendísima Katharine Jefferts Schori asumió su cátedra episcopal ubicada en la nave de la Catedral de San Pedro y San Pablo en una Eucaristía de celebración de la Fiesta de todos los Santos, el domingo 5 de noviembre en Washington, DC.

Durante su sermón, Jefferts Schori exhortó a la congregación y a la Iglesia a buscar la santidad, pero advirtiéndoles del costo, diciendo que "los santos son aquellos que son vulnerables a los dolores desgarrantes de este mundo. Algunos hemos tenido que ser tomados del cuello o arrojados en una tumba antes de poder tener una profunda compasión. Y, tal vez, a menos que así nos pase, nunca dejaríamos nuestra cómoda vida – o una vida muy perversa – para volvernos en sí y comenzar a sentir el dolor."
 
Jefferts Schori fue la octava Obispa Presidenta que asumió su cátedra en la Catedral La Convención General de 1940 adoptó la recomendación hecha por el Obispo de Virginia, Rvmo. Henry St. George Tucker, elegido Obispo Presidente en 1937, sugiriendo que la Catedral de San Pedro y San Pablo, en Washington, DC, era el lugar adecuado para que el Obispo Presidente tuviera su cátedra. Tucker asumió su cátedra en 1941 y fue el primero en hacerlo.

Los Obispos Presidentes Edmond Lee Browning y Frank Griswold, el 24o y el 25o respectivamente participaron en la ceremonia de investidura del día 4 de noviembre en la misma Catedral

Los Blindman Brothers, dos indios Oglala Lakota-Paiute de Wadsworth, Nevada, precedieron la celebración con cánticos y tambores marchando al frente de la procesión que avanzaba hacia el altar central. Previamente hubo preludios musicales del carillón, el órgano y otros instrumentos, por el Grupo SOL, el Gospel Choir de la Iglesia Africana Episcopal Santo Tomás, Filadelfia. Antes de cantarse el himno tradicional de la Fiesta de todos los Santos, "For All the Saints", el grupo dirigió a la asamblea en el canto del himno "Leaning on the Everlasting Arms".

Inmediatamente después del Rito de Entrada, el Deán de la Catedral, Samuel Lloyd dio la bienvenida a la Obispa Presidenta diciendo que la Catedral "se sentía honrada de ser anfitriona de esta nueva etapa de su ministerio".

Seguidamente ella se dirigió al Obispo Chane y al Deán Lloyd pidiéndoles permiso "para sentarse en la cátedra que simboliza mi oficio".

Entonces Lloyd, Chane, la chantre de la Catedral, Canóniga Carol Wade y John Shenefield, el Presidente del Cabildo de la Catedral escoltaron a la Obispa Presidenta hacia su silla episcopal ubicada en el Coro, quien fue acompañada por su familia. Durante esta parte de la ceremonia, el coro de la catedral cantó "The Lord bless you and keep you", por John Rutter.

A continuación Jefferts Schori tomó asiento y elevó la siguiente plegaria: "Santísimo Dios, en Cristo tú haces todas las cosas nuevas. Hoy, en esta casa de oración para todos los pueblos, me dedico a tu servicio. Concédeme sabiduría y compasión para que yo pueda testificar fielmente de tu Evangelio y ser un pastor para tu pueblo. Colma mi vida de alabanzas por tus obras maravillosas para que así pueda servirte con alegría. Llena a tu Iglesia con el poder de tu Espíritu para que nuestro ministerio conjunto, que comienza este día en esta Catedral, pueda traer salud a tu pueblo y gloria a tu nombre. Enciende en nosotros la llama de santa caridad y el poder de una fe que transforme al mundo".

El grupo entonces acompañó a Jefferts Schori nuevamente al crucero de la Catedral, y el Obispo Chane procedió a presentar la familia de la Obispa Presidenta.

Esta fue la primera de las tres veces en que la congregación aplaudió a la Obispa Presidenta espontáneamente. La segunda ronda de aplausos se produjo durante los anuncios cuando el Deán Lloyd comentó que durante la ceremonia, frente a la cátedra episcopal, a él le pareció que la silla había sido diseñada especialmente para ella. La congregación aplaudió prolongadamente y expresó su júbilo con gritos, y el organista improvisó una melodía. Solamente cuando Jefferts Schori se quitó la mitra e hizo una reverencia a la congregación el aplauso comenzó a disminuir. Por último, durante la salida de la Catedral, la multitud aplaudió calurosamente.

Durante su sermón, Jefferts Schori relató la historia de Jacques Fesch, un hombre que la Iglesia Católico Romana considera beatificarle. A la edad de 27 años fue guillotinado por haber matado a un policía durante un robo. Mientras estaba en la cárcel, Fesch tuvo una experiencia de conversión que describió como "haber sido tomado del cuello".

Jefferts Schori describió al bautismo como un "encuentro" transformador e hizo recordar a los presentes la forma en que los candidatos para el bautismo en la iglesia primitiva eran tratados. Primero una preparación de tres años, luego, en medio de la noche eran llevados a una cripta donde eran desnudados y sumergidos en una pila bautismal. Ella comentó que hoy en día, los bautismos parecer ser "una pálida imitación", pero que, sin embargo tienen el mismo efecto.

Jefferts Schori advirtió a la congregación que pronto serían rociados con agua bautismal, diciendo que "espero y ruego que ustedes y yo recibamos estas gotitas que quieren sorprendernos como un pequeño recordatorio de lo que tiene que pasarnos, día tras día, vez tras vez. Morir a lo viejo, ser desatados y salir a una vida abundante de servicio al mundo. Abrir los ojos y notar el sufrimiento que nos rodea."
 
Y añadió que "la disposición a experimentar el dolor que, después de todo, es el factor más importante para marcarnos como santos. El dolor de todo el mundo, de aquellos que están de acuerdo con nosotros y aquellos a quienes podríamos considerar enemigos. El dolor de una creación abusada para nuestro placer. El dolor de un niño de Ghana, de solo seis años que tiene que ser ‘alquilado’ como esclavo para desaguar una barca de pesca y remendar redes durante 100 horas por semana para que sus padres puedan comer."

El periódico The New York Times del 29 de octubre publicó en su página principal una historia sobre el trabajo forzado de los niños que ocurre en el África occidental y central. El relato era sobre Mark Kwadwo, de 6 años de edad, que había sido "alquilado" a un pescador ghanés por unos 20 dólares anuales.

Después, en su homilía Jefferts Schori mencionó la lectura del libro de la Sabiduría 3:1-9. La lectura describe las almas de los justos y dice "brillarán cuando Dios los visite, y se extenderán como chispas entre los rastrojos". Ella dijo que la palabra "visitar" en el idioma griego es "episkopeis" y podría ser traducida como supervisar o definir el ámbito de un ministerio.

La Obispa Presidenta explicó que "cuando los santos aparecen o cuando el Espíritu hace su morada en los santos, entonces los santos comienzan a arder y a poner al mundo en llamas. Su preocupación, su ministerio, su capacidad de ver e influir y pastorear al mundo es encendida. Todos los santos están para correr como chispas entre los rastrojos, los muertos y los que no dan fruto. Se supone que ustedes y yo tenemos que ser encendidos… cuando nos disponemos a ser vulnerables a los que sufren alrededor nuestro".

Jefferts Schori explicó que los campos en el oeste de Oregon se solían quemar después de la cosecha, para prepararlos para el nuevo sembrado y preguntó a la congregación "¿qué piensan ustedes? ¿Podemos hacer un humo santo?"

Ella continuó diciendo que "la episkopeis de los santos, su ministerio, purifica los campos de aquello que no puede sobrevivir para lograr la shalom que Dios sueña y quema todo lo que limita este deseo o no puede apoyarlo. El ministerio de gobernar, ya sea en la legislatura, en la urna electoral o criando a un niño debe servir para preparar la tierra para una nueva y abundante cosecha de vida. Muchos de nosotros tendremos una oportunidad de ejercer este ministerio el próximo martes. ¿Podrían considerar su voto como una forma de ’quemar los rastrojos’? Qué bueno sería que todos pudiéramos responder ‘así lo haré, con la ayuda de Dios’".

(El martes 7 de noviembre es día de elecciones en los Estados Unidos. Las elecciones son para la Cámara de Diputados y de Senadores, gobernaciones y otras contiendas locales. Estas elecciones, son conocidas como "elecciones parciales", se producen durante la mitad del término presidencial de cuatro años y han recibido mucha atención porque los resultados podrían cambiar el equilibrio entre Republicanos y Demócratas en ambas cámaras del Congreso.)

Para finalizar su homilía, Jefferts Schori dijo: "Dejemos que las penas de este mundo nos tomen del cuello. Escuchemos a Jesús llamándonos a salir de nuestras tumbas de apatía y falta de fe. Que el impacto de la muerte bautismal nos encienda otra vez... Cuando llegue el momento de compartir la paz, vuélvete a tus vecinos y saluda a los santos, a los que ponen fuego en este mundo. ¡Bienvenido, santo! Enciéndete esplendorosamente y transforma este mundo de Dios en un campo para una nueva vida, una medida buena, apretada, remecida y rebosando, destinada para toda la humanidad y toda la creación. ¡Enciéndete!"

El texto complete de la homilía.

Después de finalizar la homilía, Jefferts Schori dirigió a la congregación a la renovación de su pacto bautismal. Las intercesiones del pueblo fueron presentadas en criollo haitiano, mandarín chino y yoruba nigeriano. Luego, Jefferts Schori acompañada de otros obispos y clérigos se dirigió a la nave rociando a los congregantes con agua como un recordatorio de su bautismo.

La Eucaristía fue presidida por la Obispa Presidenta usando la Plegaria Eucarística II de la serie "Enriqueciendo nuestra adoración", una colección de textos litúrgicos suplementarios de la Iglesia Episcopal. Toda la congregación se unió en una sección de la Gran Plegaria Eucarística conocida como la epiclesis: "Derrama tu Espíritu sobre estos dones para que sean el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Envía tu Espíritu sobre toda la tierra y haznos una nueva creación, el Cuerpo de Cristo entregado por el mundo que tú creaste."

El boletín (en inglés) de la Celebración de la Fiesta de todos los Santos se puede descargar en http://www.cathedral.org/cathedral/pdfs/PBInstallation061105.pdf.