The Episcopal Church Welcomes You
» Site Map   » Questions    
ens_archiveHdr

EN ESPAÑOL EN FRANÇAIS AUDIO / VIDEO IMAGE GALLERIES BULLETIN INSERTS
« Return
La Obispa Presidenta invita a congregaciones e individuos ser más hospitalarios y serviciales
Ya está lista la nueva edición de Groundwork para la Cuaresma de 2007

11/10/2006
[Episcopal News Service]  En reflexiones que enfatizan "acción local para el bien universal", la Obispa Presidenta Katharine Jefferts Schori ha invitado a congregaciones e individuos a una nueva etapa de hospitalidad, evangelismo y servicio.

Las reflexiones de Jefferts Schori fueron dadas a conocer en la semana posterior a su investidura como 26a Obispa Presidenta y con anterioridad a la reunión inicial del trienio del Consejo Ejecutivo en Chicago, del 12 al 15 de noviembre. Estas reflexiones destacan que es importante que las comunidades sean más hospitalarias (el texto completo se incluye más abajo).

Para ayudar a las congregaciones en estos ministerios, la Obispa Presidenta recomienda el uso de "Groundwork III" que ya se encuentra disponible en inglés y próximamente estará disponible en español.

Groundwork III está coordinado con las lecturas del Leccionario C para los domingos de Cuaresma y continúa una serie comenzada en 2004 y fueron preparados por el Rev. Dr. James B. Lemler, director de misión del Centro Episcopal y por el Rev. Charles N. Fulton, III, director de desarrollo congregacional.

Tal como en años pasados, Groundwork III será enviado por correo en noviembre y el texto en español estará disponible en la Internet.

En sus observaciones, la Obispa Presidenta recomienda que se vuelva a "retomar el entusiasmo de la iniciativa 2020 que, en la Convención General de 2000 exhortó a la iglesia a duplicar la cantidad de miembros en las próximas dos décadas. Esto es factible, aun considerando el desafío causado por la reducción de la tasa de natalidad que también ha afectado a otras denominaciones protestantes."


Acción local para el bien universal: Reflexiones de la Obispa Presidenta

Para que la Iglesia Episcopal pueda cumplir eficazmente con sus prioridades de paz y justicia que han sido expresadas en las Metas del Desarrollo del Milenio, nuestras congregaciones – junto con la vida espiritual de cada individuo – deben tener raíces sanas y fuertes.

Para nuestras congregaciones esto significa ser más hospitalarias, esforzándose en invitar a personas en búsqueda de una fe y a nuestros prójimos para así lograr más amplias manifestaciones de vida comunitaria. También implica tener programas y actividades educativas, litúrgicas y de extensión que sean de óptima calidad.

Como individuos, este fundamento se materializa en una vida espiritual regular y disciplinada, el estudio de las escrituras, un compromiso con la participación en una comunidad de fe y una generosidad que limita los excesos personales para poder suplir las necesidades de los más carenciados.

En pocas palabras es una forma de vivir una vida de acción local para el bien universal.

Invito a cada una de nuestras congregaciones y comunidades de fe a observar una nueva etapa de evaluación de sus ministerios de hospitalidad, evangelismo y servicio. Para lograrlo, recomiendo el uso de la edición 2007 de Groundwork que es un útil recurso preparado por la Oficina de Misión del Centro Episcopal.

También quisiera recomendar que se vuelva a retomar el entusiasmo de la iniciativa 2020 que, en la Convención General de 2000, exhortó a la iglesia a duplicar la cantidad de miembros en las próximas dos décadas. Esto es factible, aun considerando el desafío causado por la reducción de la tasa de natalidad que también ha afectado a otras denominaciones protestantes.

Quiero invitar que cada individuo personalmente adopte una disciplina de examen de conciencia, prestando especial atención a las necesidades de otras personas y con una generosidad de espíritu que busque amar al prójimo tal como uno se ama a sí mismo. Esta es la clase de santidad de vida a la cual Jesús nos ha llamado a todos. Cuando nos reunimos y amamos a nuestro prójimo, en realidad estamos encontrándonos y amando a Dios presente en nuestro medio.

S. E. Reverendísima Reverend Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidenta y Primada
Iglesia Episcopal

10 de noviembre de 2006