The Episcopal Church Welcomes You
» Site Map   » Questions    
ens_archiveHdr

EN ESPAÑOL EN FRANÇAIS AUDIO / VIDEO IMAGE GALLERIES BULLETIN INSERTS
« Return
La Obispa Presidenta convoca a los episcopales a unirse en su lucha contra el VIH/SIDA
Su declaración está relacionada con el Día Mundial sobre el SIDA

11/28/2006
[Episcopal News Service]  En anticipación al Día Mundial sobre el SIDA que se celebra el 1 de diciembre, la Obispa Presidenta Katharine Jefferts Schori anima al clero y a los miembros laicos de la Iglesia Episcopal a unirse en la Campaña "ONE Episcopalian" para luchar contra el VIH/SIDA. A continuación se presenta el texto completo de su declaración:

Declaración de la Obispa Presidenta sobre el Día Mundial sobre el SIDA

"Palabras, palabras, palabras… Las palabras no pueden ser de ayuda contra la pandemia. Este es el momento de actuar".

Estas palabras pronunciadas por mi hermano, el Arzobispo de Ciudad del Cabo, Njongonkulu Ndungane en ocasión de la reunión cumbre de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, resuenan en mi mente en estos momentos en que el mundo está conmemorando el Día Mundial sobre el SIDA.

Por lo tanto, al escribirles en esta jornada no quiero agregar simplemente más palabras a un debate con mucha retórica pero poca acción. En cambio, espero que mis palabras les recuerden a los episcopales que si nos unimos en la Campaña "ONE Episcopalian" podremos alterar fundamentalmente la lucha para la eliminación de esta pandemia que diariamente causa la muerte de 8,000 criaturas de Dios, desestabiliza grandes regiones y causa que cientos de millones de personas vivan en extrema pobreza.

En este Día Mundial sobre el SIDA, insto a que todos los episcopales se adhieran a la Campaña "ONE Episcopalian" y se asocien a este emprendimiento de la Iglesia Episcopal y la organización "ONE: The Campaign to Make Poverty History." Uniéndose a este emprendimiento cada uno podrá agregar su voz a más de 2,4 millones de estadounidenses que están trabajando "ONE by ONE" para lograr un mundo que esté libre de la destrucción causada por el SIDA y la pobreza. Inscríbase visitando el sitio Web www.episcopalchurch.org/ONE, algo que sólo le demandará UN minuto de su tiempo.

La humanidad es capaz de lograr los recursos y estrategias necesarias para la prevención del VIH y el tratamiento del SIDA. La movilización de recursos en los Estados Unidos y en otros países durante los últimos 4 años ha incrementado la tasa de tratamiento más de 8 veces en África y ha creado nuevas esperanzas para millones de personas. Sin embargo, la prevención del VIH se está atrasando debido al continuo aumento de la tasa de infección en las regiones más afectadas. El año pasado se produjeron más de 4,3 millones de infecciones siendo la mayoría ocurridas en las naciones del África sursahariana.

Para cambiar la situación, los gobiernos deben completar sus aportes al Fondo Mundial para la Lucha contra el SIDA, la tuberculosis y el paludismo, y el Plan Presidencial de Emergencia para la lucha contra el SIDA (PEPFAR, por sus siglas en inglés). Además, hay otros programas existentes que deben ajustarse continuamente para asegurar que son tan dinámicos como sea necesario para asistir a las comunidades locales. Aún más importante, la prevención y el tratamiento deben ser combinados con los esfuerzos para la eliminación de la pobreza, la promoción de la mujer y el establecimiento de las comunidades sostenibles que promueven las Metas del Desarrollo del Milenio.

El año 2007 puede ser un año muy importante pues el Congreso de los Estados Unidos y la comunidad internacional deberán tomar decisiones fundamentales sobre la lucha contra el SIDA y la extrema pobreza. En estos momentos es importantísimo que las voces de la ciudadanía sean escuchadas y adhiriéndonos a la Campaña “ONE Episcopalian" podremos lograrlo.

El próximo domingo los cristianos de todas partes del mundo marcarán el comienzo de la estación de Adviento, una época de preparación para la gran fiesta de la Encarnación. Nosotros creemos en un Dios que para redimir al mundo dejó de lado toda la gloria celestial y vino a morar entre nosotros. Esta fe nos desafía a trasladar nuestra adoración desde los templos y nuestros hogares y darla a conocer en el mundo que nos rodea. Que el Niño de Belén, el Único, pequeño y frágil pero en quien Dios se complació en hacer morar toda su plenitud, nos inspire nuevamente para adorarle en el mundo mediante nuestra tarea para erradicar el VIH/SIDA y construir una nueva creación que verdaderamente demuestre la gloria de Dios.

S. E. Rvma. Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidenta y Primada
Iglesia Episcopal