The Episcopal Church Welcomes You
» Site Map   » Questions    
ens_archiveHdr

EN ESPAÑOL EN FRANÇAIS AUDIO / VIDEO IMAGE GALLERIES BULLETIN INSERTS
« Return
Obispos elaboran un propuesta respondiendo al documento "Appeal to the Archbishop of Canterbury"

11/30/2006
[Episcopal News Service]  Un grupo de obispos que incluyó a la Obispa Presidenta Katharine Jefferts Schori ha elaborado una propuesta respondiendo al documento "Appeal to the Archbishop of Canterbury" (Apelación al Arzobispo de Cantórbery) considerando aquello que los obispos y diócesis peticionantes han denominado "supervisión primacial alterna" o "relación primacial alterna". El texto completo de la respuesta del grupo y el comunicado que la acompaña se encuentran a continuación.

Una respuesta al documento "Appeal to the Archbishop of Canterbury"

Algunos obispos y diócesis de la Iglesia Episcopal han solicitado que el Arzobispo de Cantórbery provea lo que ellos han denominado "supervisión primacial alterna" o "relación primacial alterna". En consulta con el Obispo Presidente, el Arzobispo de Cantórbery propuso que un número de obispos de la Iglesia Episcopal se reunieran para explorar las posibilidades de una solución. Durante la primera reunión de septiembre y durante una segunda reunión en noviembre se elaboró una propuesta que busca atender las inquietudes de aquellas parroquias y diócesis que por serias razones teológicas necesitan mantener una distancia y exhortarles a mantenerse dentro de la Iglesia Episcopal y la Comunión Anglicana.

  1. Habiendo recibido con seriedad las inquietudes expuestas por los obispos y diócesis, la Obispa Presidenta, en consulta con el Arzobispo de Cantórbery, nombrará a un Vicario de la Primada que deberá ser miembro del episcopado y servirá como el pastor designado por la Obispa Presidenta en dichas diócesis. Este Vicario de la Primada podría presidir en las consagraciones de obispos en dichas diócesis. El Vicario de la Primada también serviría las dichas diócesis sobre cualquier asunto apropiado, ya sea por iniciativa de la Obispa Presidenta o a solicitud de las diócesis peticionantes.
  2. Este Vicario de la Primada sería responsable ante la Obispa Presidenta e informaría a un Grupo Asesor que consistiría de una persona designada por el Arzobispo de Cantórbery, otra persona designada por la Obispa Presidenta, un obispo de la Iglesia Episcopal solicitado por las diócesis peticionantes y una persona nombrada por la Presidenta de la Cámara de Diputados (o su representante).
  3. La situación de un Vicario de la Primada no afectaría las responsabilidades administrativas o canónicas de la Obispa Presidenta, excepto en cuanto la Obispa Presidenta quiera delegar, si es que corresponde, algunas de sus responsabilidades al Vicario de la Primada. El Vicario de la Primada y el Grupo Asesor funcionarían de acuerdo con la Constitución y Cánones de la Iglesia Episcopal.
  4. Se recuerda a aquellas congregaciones que no están de acuerdo con las decisiones adoptados por sus líderes diocesano que se cuenta con el recurso de la Supervisión Episcopal Pastoral Delegada (DEPO, por sus siglas en inglés) y el correspondiente proceso de apelación.
  5. Este acuerdo es de carácter provisional, es decir, durante un periodo de tres años, que comenzaría el 1 de enero de 2007. Durante este periodo la Obispa Presidenta evaluará su eficacia y efectuará consultas con la Cámara de Obispos y con el Consejo Ejecutivo sobre este acuerdo y las posibilidades de cambios en el futuro.


Declaración

Un grupo de obispos que incluyó a S. E. Rvma. Katharine Jefferts Schori, reunidos a iniciativa del Arzobispo de Cantórbery ha elaborado una propuesta para el nombramiento de un Vicario de la Primada como una respuesta a los obispos y diócesis que han solicitado lo que ellos han denominado "supervisión primacial alternativa" o una "relación primacial alternativa".

Durante la primera reunión en septiembre, además de los obispos Griswold y Jefferts Schori estuvieron presentes los obispos Peter James Lee de Virginia y John Lipscomb de Southwest Florida, actuando como convocantes y los obispos James Stanton de Dallas, Edward Salmon de South Carolina, Robert Duncan de Pittsburgh, Jack Iker de Fort Worth, Dorsey Henderson de Upper South Carolina, Robert O’Neill de Colorado y Mark Sisk de New York. El Obispo Don Wimberly de Texas fue invitado pero no asistió. El Rev. Canónigo Kenneth Kearon, Secretario General de la Comunión Anglicana también estuvo presente durante la reunión de septiembre.

A la reunión de septiembre se invitó a los mismos obispos y al Canónigo Kearon exceptuando al Obispo Griswold quien ya ha completado su mandato como Obispo Presidente. El obispo Don Johnson de West Tennessee se unió al grupo reunido en noviembre. Los obispos Salmon, Stanton, Iker, Duncan y Wimberly no asistieron a la reunión de noviembre. El Obispo Lipscomb, quien había estado involucrado en la organización de la reunión inesperadamente debió ser hospitalizado durante el periodo de la reunión de noviembre, pero envió una sincera nota de excusa y al finalizar la reunión fue informado de los resultados.

La propuesta propone el nombramiento por parte de la Obispa Presidenta, en consulta con el Arzobispo de Cantórbery, de un Vicario de la Primada como la persona designada para pastorear a los obispos y diócesis que han solicitado esta clase de supervisión. Este Vicario de la Primada, deberá ser un obispo y podría presidir en las consagraciones de obispos en dichas diócesis. Este Vicario de la Primada sería responsable ante la Obispa Presidenta e informaría a un Grupo Asesor que consistiría de una persona designada por el Arzobispo de Cantórbery, otra por la Obispa Presidenta, otra por la Presidenta de la Cámara de Diputados y un obispo de la Iglesia Episcopal seleccionado por las diócesis peticionantes.

Esta respuesta pone en claro que este arreglo no afectaría las responsabilidades administrativas o canónicas de la Obispa Presidenta, excepto en todo cuanto la Obispa Presidenta quiera delegar, si es que corresponde, algunas de sus responsabilidades al Vicario de la Primada. La respuesta también especifica que el Vicario de la Primada y el Grupo Asesor funcionarían de acuerdo con la Constitución y Cánones de la Iglesia Episcopal.

La respuesta fue elaborada en la reunión del 27 de noviembre en Nueva York y es de carácter provisional, a partir del 1 de enero de 2007 y se extendería por un periodo de tres años. El grupo reunido en Nueva York pidió que la Obispa Presidenta observe su eficacia y que efectúe consultas con la Cámara de Obispos y el Consejo Ejecutivo sobre este arreglo y las posibilidades de cambio en el futuro.

La respuesta ha sido comunicada al Arzobispo de Cantórbery y a los obispos de las diócesis peticionantes.

El obispo Lee de Virginia, uno de los convocantes del grupo que elaboró la propuesta dijo: "El grupo ha estado consciente de la necesidad de responder rápidamente a las necesidades de las parroquias y diócesis que se han sentido apremiadas y prefirió elaborar una propuesta que pudiera ser activada sin demoras. Por lo tanto, esta es una medida provisional que está bajo la completa discreción de la Obispa Presidenta y no necesita de cambios canónicos ni acciones de la Convención General. Está destinada a dar un espacio a las diócesis y las congregaciones que sienten necesidad mientras que la Comunión Anglicana decide sobre medidas más permanentes para tratar con las diferencias. Los autores de esta propuesta desean que sea recibida y usada en buena fe."