The Episcopal Church Welcomes You
» Site Map   » Questions    
ens_archiveHdr

EN ESPAÑOL EN FRANÇAIS AUDIO / VIDEO IMAGE GALLERIES BULLETIN INSERTS
« Return
En esta estación: luz en la oscuridad
Primera de una serie de reflexiones ocasionales de la Obispa Presidenta

12/19/2006
[Episcopal News Service]  Nota al lector: Con esta edición, la Obispa Presidenta Katharine Jefferts Schori comienza una serie ocasional de reflexiones para el pueblo de la Iglesia Episcopal.  Las reflexiones también se encuentran en el sitio Web de la Obispa Presidenta (http://www.episcopalchurch.org/78703_ENG_HTM.htm)

En esta estación: luz en la oscuridad

Al pueblo de la Iglesia Episcopal:

La Iglesia Episcopal continúa dedicándose a su misión de reconciliar al mundo, particularmente ocupándose de los más humildes, olvidados y marginados. Cuando damos de comer al hambriento, hospedamos a los desamparados, educamos a los niños, curamos a los enfermos y buscamos cambiar los sistemas que perpetúan la injusticia estamos participando en la obra de restauración del mundo que Dios está llevando a cabo.

También buscamos la reconciliación con aquellos que difieren teológicamente con nosotros dentro o fuera de nuestras iglesias. Y, como es de público conocimiento, aunque lamentablemente individuos de algunas congregaciones de Virginia y de otras partes de nuestra Iglesia han partido, y también algunos de nuestros obispos y de otras partes del mundo están rechazando a los líderes legítimos de esta Iglesia, seguiremos dedicados a buscar la reconciliación.

No es posible servir a Dios con reyertas, desdenes y divisiones.  Recordemos la oración de Jesús en el Evangelio de San Juan “que todos sean uno” y aceptemos que esto incluye a todo el mundo, tanto los que están de acuerdo y los que no lo están, las personas que tienen diferentes tradiciones de fe o los que no las tienen y los pobres y los más relegados de entre nosotros.

Y, sin tener en cuenta lo que otros pueden decidir, continuaremos con nuestra tarea de curación del mundo. En esta estación afirmamos que el antiguo ideal de paz en nuestros días: shalom, salaam, la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento.

Que el Príncipe de Paz brille en sus corazones y que esta luz sea de bendición para el mundo.

“Una luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla” (Juan 1:5).

Shalom,

Katharine