Resources

Sort resources below

‹‹ Return
Jueves Santo de la Cena del Señor
Éxodo 12, 1-14a
Salmo 78, 14-20, 23-25
1 Cor 11, 23-26 (27-32)
Juan 13, 1-15

       Si de algo carece el mundo en que vivimos es de amor auténtico. Repito, amor auténtico. Abunda el amor superficial. El amor barato. Pero amor como el de Jesús hay poco.

       Vivimos tiempos de maravillosos avances tecnológicos. La ciencia nos habla de inventos nuevos, de técnicas complicadas, que mejorarán todos los aspectos de la vida humana. Pero al mismo tiempo, no hemos sido capaces de erradicar las injusticias que plagan al planeta entero. Las desigualdades entre las clases sociales aumentan cada día, y el egoísmo no encuentra satisfacción.

        Hemos de recuperar el verdadero espíritu de Jesús que amando a los suyos los amó hasta el extremo. Es decir, los amó con un amor sin límete, con una amor sin igual. No hay amor igual al de Jesús. Esta noche celebramos la efusión del amor de Jesús sin paralelo en la historia.

        La institución de la Eucaristía es la institución del amor de Jesús en medio nuestro. Es una alianza escrita no en tablas de piedra, como la del Antiguo Testamento, sino en nuestros corazones.

        La institución de la Eucaristía es la culminación de un sinnúmero de comidas entre Jesús y sus discípulos. Según los estudiosos bíblicos, las comidas, que Jesús mantenía con los pecadores y marginados de la sociedad, constituyen, tal vez, "la característica central" del apostolado de Jesús. Jesús comía con todos sin fijarse en la condición social de los mismos: con pobres y ricos, con justos y pecadores. Esta actitud trastornaba los valores profundos establecidos por una sociedad edificada bajo los parámetros de honor y deshonor, de hombre y mujer, de esclavo y libre, de rico y pobre, de puro e impuro.

        El Evangelio de Marcos narra cómo "muchos publicanos y pecadores se encontraban a la mesa con Jesús y sus discípulos" (Mc 2,15). "Al verlo los fariseos decían a los discípulos: ´¿ Por qué come vuestro maestro con los publicanos y los pecadores?" (Mt 9,11). Zaqueo era rico y recaudador de impuestos y he aquí que Jesús decide pasar todo un día en su casa. "Al verlo, todos murmuraban, diciendo: ´Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador" (Lc 19, 7).

        Esta era "la mesa de compañerismo de Jesús". Jesús establecía los horizontes del reino de Dios comiendo con marginados y pecadores y demostrándoles compasión por encima de todo prejuicio humano. "No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados. Perdonad y seréis perdonados. Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso" (Lc 6, 36-37) y "hace salir el sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos" (Mt 5, 45).

        Incontables son los actos de amor que Jesús derramó sobre sus compatriotas, pero uno de los más asombrosos sucedió una noche como ésta hace dos mil años. Antes de la fiesta de pascua, durante la cena, aun sabiendo que uno de sus discípulos lo habría de traicionar y los demás abandonar, se levanta de la mesa se quita el manto y tomando una toalla, se la ciñe. Después echa agua en una jofaina y se pone a lavarles los pies. ¿Cómo es posible? ¿Un maestro actuando como un esclavo? Era oficio de los esclavos lavar los pies de cualquier invitado que entrara en la casa para librarle los pies del polvo del camino. Así se cumplen literalmente las palabras de Pablo a los filipenses, "no hizo alarde de ser igual a Dios, sino que se vació de sí y tomó la condición de esclavo" (Flp 2, 6-7).

        Al final de la cena se puso en medio de ellos y les dijo: "¡Amáos los unos a los otros como yo os he amado!" "¡Vestid al desnudo, dad de comer al hambriento, laváos los pies mutuamente. Compartid del pan y del vino de amor en mi nombre. Haced todo esto y el reino de Dios estará con vosotros!"



Back to Top