Resources

Sort resources below

‹‹ Return
Sexto Domingo de Pascua
Hechos 11,19-30
Salmo 33,1-8,18-22
1Juan 4,7-21
Juan 15,9-17

       Vamos a dedicar hoy nuestra reflexión a la lectura de los Hechos de los Apóstoles. Lo primero que llama nuestra atención lo encontramos en el versículo veintiséis, donde se dice que fue en Antioquía donde, por vez primera, los discípulos recibieron el nombre de "cristianos". Si nos detenemos un momento a pensar sobre este dato nos llenaríamos de asombro al considerar que ni Jesús ni los apóstoles ni los discípulos ni cientos de seguidores de Jesús fueron conocidos como cristianos. Después de la muerte y resurrección de Jesús, sus seguidores, siguieron siendo judíos aunque impulsados por la doctrina y el ejemplo de Jesús.

       Efectivamente, la palabra "cristiano" se originó aproximadamente hacia el año 43, aparentemente dado por enemigos, en vez de simpatizantes del nuevo movimiento religioso. Por ello, el nombre adquirió popularidad tan lentamente que sólo se nombra dos veces en el Nuevo Testamento, una en boca de Agripa II (Hch 26, 28) y otra en la primera carta de Pedro (4,16) para fortalecer a los fieles que siguiendo a Cristo terminaban siendo perseguidos.

       La situación religiosa de entonces no era tan fácil como a simple vista nos pudiera parecer. Veamos. Existían entonces cinco grandes patriarcados: por un lado, Constantinopla, residencia del emperador; Jerusalén donde se origina el movimiento de Jesús; Roma, representando el poder imperial y la nueva cultura romana; Alejandría recoge la herencia cultural griega; y Antioquía enlace con el mundo oriental. En contra de lo que se pudiera pensar, Roma, todavía no dominaba sobre los demás patriarcados.

       Alejandría, Roma y Antioquía son tres centros culturales y pluralistas en razas, pueblos, lenguas y religiones. La lengua griega es el instrumento más frecuente de comunicación. Los que viven en esas ciudades están acostumbrados a rozarse con toda clase de gente y de ideas. Jerusalén, sin embargo, es una ciudad relativamente cerrada en el mundo judío.

       En el ambiente de esos tres centros encontramos varios grupos de personas: 1.judíos puros, unos cerrados y hostiles a la nueva religión, como fue San Pablo al principio, y otros más tolerantes, los de la escuela de Gamaliel; 2. paganos puros; 3. judíos conversos, que sin dejar de serlo, abrazan el nuevo movimiento, como los apóstoles y sus seguidores; 4. helenistas convertidos, que eran judíos de la diáspora, de habla griega, menos ligados a prácticas judías y más abiertos, como Esteban y Felipe; 5.paganos prosélitos, simpatizantes de la religión judía, que abrazan la nueva fe, como el eunuco y Cornelio; y finalmente 6. paganos sin relación con el judaísmo, que pasan directamente a la fe cristiana.

       Podemos decir, sin lugar a dudas, que el pluralismo de entonces era tan variado como lo puede ser hoy en lugares como los Estados Unidos. Por pluralismo indicamos la variedad de religiones, variedad de grupos en cada religión y la facilidad de intercambio de un campo religioso a otro. Tanto entonces, como hoy, el espíritu humano se encuentra intranquilo y busca en un lugar y otro la verdad que satisfaga su deseo de eternidad.

       La iglesia de Antioquía fue plantada por la de Jerusalén. Antioquía se encontraba entonces entre lo que es hoy Siria. La Antioquía de aquel entonces, por su pluralismo cultural y religioso, ofrecía un campo de operaciones más oportuno para nuevos experimentos religiosos. Por estos años, es decir, a finales del primer siglo, se convierte en el gran centro de irradiación de la Iglesia. Sin embargo, según San Lucas, la iglesia de Jerusalén conserva la alta dirección y la responsabilidad última. Por eso, al ver que "un gran número" de griegos residentes en Antioquía, se había convertido al Señor, Jerusalén decidió enviar a Bernabé, "hombre bueno, lleno de fe y de Espíritu Santo"(24), dotes que le permiten apreciar y discernir lo hecho y planear hacia el futuro. Bernabé en estos momentos es el líder de aquella comunidad, incluso se dirige a Tarso en busca de Saulo, Pablo, para traerlo a trabajar en el nuevo campo. "Un año entero actuaron en aquella iglesia instruyendo a una comunidad numerosa" (26).

       La nueva comunidad es rica y generosa en todo aspecto, lo vemos por la colecta que realizaron para ayudar a los hermanos de Jerusalén, quienes, tras el proyecto idealista de compartirlo todo, se habían quedado en la pobreza (29).

      Que nos sirva esta reflexión para considerar que no hay principios fáciles; y que, con frecuencia, debemos hacer frente a nuevas ideas, nuevos movimientos. Es bueno tener el espíritu abierto a todo, pero si estamos fuertemente afincados en Jesús, cualquier otro movimiento religioso podrá servirnos de ayuda, pero no de sustituto.



Back to Top